La acción y la comunicación: claves de éxito en el sector de infraestructura

Por: Nicolás Barrios

 

Los colombianos hoy tenemos percepciones encontradas sobre la revolución en infraestructura que puso en marcha el actual Gobierno. Por un lado, es fácil evidenciar los enormes e impactantes resultados que ha tenido la construcción de miles de kilómetros de vías y otros miles de desarrollos en otros modos, los cuales se van viendo reflejados en el progreso país puntualmente en términos de competitividad y conectividad. Sin embargo, por otro lado, los colombianos nos encontramos, casi a diario, con un escándalo de corrupción relacionado con este sector, lo que impide de manera significativa que la población en general confíe en este proceso.

Según la última encuesta de percepción realizada por Gallup, el 41% de los encuetados tienen una imagen negativa del sector. Esto se debe, principalmente, a escándalos como los de Odebrecht y el grupo Nule, en proyectos tan importantes como La Ruta del Sol. Hay muchas dudas en la contratación estatal que parecen dificultar los procesos de desarrollo necesarios para el país.

Bajo este contexto,  me pregunto ¿Estarán las empresas del sector de infraestructura consientes de los grandes desafíos que tienen para recuperar la confianza de los colombianos y hacer valer su reputación?

Lo que necesita el país, y el sector de infraestructura son contratistas capaces de cumplir al pie de la letra los compromisos establecidos en los contratos,  que le permitan al Gobierno y a la comunidad realizar una veeduría permanente. Solo mediante políticas de puertas abiertas y de hipertransparencia los proyectos de alto impacto, podrán desarrollarse bajo altos estándares de legitimidad y credibilidad.

Una de las formulas para crear confianza en las audiencias claves de los proyectos es el diseño y ejecución de planes de comunicación estratégicos, los cuales se constituyen en una herramienta para construir un contexto favorable para el desarrollo de su negocio y así mismo consolidar canales para el intercambio de información. Claramente, toda estrategia que busque fortalecer la reputación de un proyecto debe basarse en la ejecución de las obras y las acciones realizadas.

infra

Mediante el diseño de estrategias de comunicación se ejecutan una serie de tácticas que ordenan y planifican la relación entre los proyectos y sus audiencias clave. Entre más acertada sea la información compartida, y entre más sólido sean los canales de comunicación,  mayor será el apoyo de la comunidad, menor el riesgo de posibles situaciones de crisis y, por supuesto, mejor será la reputación del proyecto.

Es importante entender que los resultados de este tipo de estrategias no se dan de un día para otro, este es un proceso que lleva tiempo. Como primera paso, se deben establecer unas reglas de juego claras de comunicación y entendimiento que por ningún motivo se pueden romper. A partir de este momento, el proyecto empieza a demostrar el compromiso que tienen con otros actores y autoridades.

Un proyecto de infraestructura vial tiene varias audiencias clave, con las cuales debe construir una relación de confianza para poder desarrollar un buen ambiente su proyecto. Serán actores como las autoridades locales y nacionales, comunidades, medios de comunicación, entre otros, los determinantes del éxito o fracaso del proyecto.

En un sector donde en los últimos 8 años se han invertido más de 21 billones de pesos, existe un riesgo muy alto de que ocurran actos de corrupción. Los colombianos en general tienen una imagen negativa de este sector, debido a los grandes escándalos que han estallado en los últimos años. Sin embargo, actualmente existen grandes motivos que nos permiten soñar con un mejor escenario. Analizando los avances en la infraestructura vial en el país se evidencia que los resultados han impactado positivamente en la competitividad y bienestar de los usuarios de las vías.

La construcción de confianza y credibilidad es una prioridad y, una necesidad que, tanto el Gobierno Nacional como los contratistas, no pueden eludir si su intención es llevar a buen puerto la revolución en infraestructura vial de este país. Es por eso que mediante políticas de transparencia y la buena ejecución de una estrategia de comunicaciones se puede lograr salir de esta gran tormenta en la que se encuentra el sector.